Novedades sobre la práctica entre varios*

Textos: Bruno de Halleux

*Conferencia pronunciada en el ciclo “La práctica lacaniana en instituciones. Otra manera de trabajar con niños y jóvenes”, organizado por el Departamento de Psicoanálisis con Niños del NUCEP en colaboración con el EMPN, el 19 de mayo de 2012. Texto establecido por Carmen Bermúdez y Alexandra Reznak, no revisado por el autor.


3Presentación del ciclo por Vilma Coccoz

Existen distintas maneras de concebir los síntomas de la infancia y la juventud. Por lo tanto, existen diferentes maneras de tratarlos.
La manera propia del discurso analítico no se parece a las demás. Freud definió el síntoma como una formación de compromiso entre tendencias muy poderosas. Una, intenta respetar la realidad, el discurso establecido. Es su parte simbólica, significante. La otra, es su componente libidinal, proviene de “las pulsiones crueles y egoístas”, rebeldes a la educación. Lacan lo bautizó “goce”. Es lo más íntimo y singular de nosotros mismos.
La psicología individual es, a la vez, social, decía Freud. Porque no somos islas, sino seres hablantes, en continua relación y conflicto con los demás. El síntoma es relacional. Por ello un axioma del discurso analítico es: “No hay sujeto sin Otro”, del que deriva su homólogo: “No hay sujeto sin síntoma”.
¿Cómo tratar la parte asocial, no civilizada del síntoma, sin excluirla ni condenarla, sin anular lo más particular de nosotros mismos?

 

Artículo Completo Descargar en PDF


Usted está aquí: Dossier: La institución, agujereada Novedades sobre la práctica entre varios*

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador y continua navegando consideramos que acepta su uso. SABER MAS.

Acepto cookies desde este sitio web.

EU Cookie Directive Module Information